A la SD Huesca se le resistió la primera victoria de Liga en El Alcoraz. Mainz y Mérida ya se saben titulares y nos queda el 4-2-3-1 como esquema en el que dibujarse.

Tevenet sacó a escena un once ya reconocible. Moya, tras dos titularidades consecutivas, se quedó en el banquillo y Mainz fue el titular. El de Sádaba, que se perdió las primeras jornadas por lesión, ha ido contando con minutos y su buen rendimiento ya hace de él un fijo en el once, y es el delantero en el que más confía el técnico sevillano. Además, sigue Fran Mérida en el centro del campo e Íñigo López en defensa. Ante la Ponferradina jugaron: Leo Franco en portería; Aythami lateral derecho, Íñigo López y Carlos David centrales y Morillas lateral izquierdo; Mérida y Manolo en el doble pivote, con Tyronne en derecha, Machís en izquierda y Camacho en la mediapunta. Arriba, David Mainz.

Once de la SD Huesca frente a la Ponferradina en El Alcoraz
Once de la SD Huesca frente a la Ponferradina en El Alcoraz

El primer acto se desarrolló de manera normal. Es decir, no ocurrió nada. Por parte de los bercianos, Yuri probó a Leo Franco, mientras que los azulgranas ofrecieron el gol de Mainz a centro de Darwin y la brillante jugada de Tyronne que se marchó rozando el palo. El Huesca fue un tanto superior, refiriéndome a superior el ligero dominio que mostraron los de Tevenet, pues gran parte del juego se disputó un poco más en terreno visitante. Esa pizca azulgrana de superioridad se resume en las ocasiones ya comentadas: una para ‘La Ponfe’ y dos para el Huesca. Sin más. Faltó sal.

Los oscenses, dispuestos en un 4-2-3-1; saltando Camacho su línea a la hora de presionar y juntándose con Mainz (4-4-2), y retrasando escasos metros Manolo su posición para acercarse a centrales para la disputa de balones aéreos (5-3-2). El conjunto de Manolo Díaz resultó insuslo, pues ni destacó ni propuso. Lo más importante, más allá del tanto local, fue la lesión muscular de Aythami, que tuvo que ser sustituido por Óscar Ramírez. Dicha acción no sólo resultó dañina para el grancanario, sino también para el técnico, que tan sólo dispondría de dos cambios para todo el segundo tiempo.

Disposición táctica de los 22 protagonistas en el primer tiempo
Disposición táctica de los 22 protagonistas en el primer tiempo

Ni tres minutos de la segunda mitad hicieron falta para ver de qué manera se desarrollarían los últimos 45 minutos. Darwin Machís se recorría setenta metros para finalizar una acción en el área de Santamaría. Una falta mal ejecutada por Pablo Infante propiciaba el contragolpe azulgrana y a punto estuvo de llegar el segundo. Una Ponferradina cada vez a más y un Huesca replegado y pretendiendo salir en velocidad.

Manolo Díaz daba entrada a Pablo Infante en lugar de Dmytro, y el burgalés pondría en apuros al lateral derecho azulgrana. Óscar Ramírez sufriría un constante y peligroso 1×1, pues el volante del conjunto berciano o bien le encaraba o se desprendía de la marca asociándose por dentro con Yuri. El Huesca, por su parte, a replegar y contragolpear. Tras la de Machís, fueron cuatro las contras que tuvo el conjunto de Tevenet: Tyronne no supo si dársela a Mainz o a Camacho para acabar perdiendo el esférico, la de Fran Mérida supuso un centro desde la izquierda y un remate en el segundo palo que Alan Baró tuvo que sacar bajo palos, Darwin Machís sufrió una falta y provocó la tarjeta y en otra más sería protagonista el venezolano, cuando intentó regatear a su defensor en velocidad pero, al driblar mal, la acción no llegó a buen puerto.

De este modo transcurrió el segundo acto.
De este modo transcurrió el segundo acto.

¿Por qué Tyronne?

Bambock (64′) y Samu Sáiz (77′) fueron los jugadores utilizados por el míster andaluz en la segunda parte. Primero, el franco-camerunés sustituyó a Camacho y, después, el madrileño hizo lo propio con Tyronne. Con la entrada de Bambock, el Huesca pasó al 4-3-3 con un pivote, Manolo, y dos interiores, Bambock y Mérida, en el centro del campo. Sería un 4-1-4-1 en defensa, a causa de los repliegues de Samu y Darwin. Pretendía Tevenet jugar con un centro del campo más defensivo y contundente.

Samuel fue el último en saltar al césped y lo hizo por el grancanario Tyronne. A pesar de que David Mainz daba serias muestras de cansancio pasados los diez primeros minutos del segundo acto, fue el ’11’ quien abandonó el terreno de juego, pues Luis García Tevenet quiso mantener la punta de velocidad de Darwin Machís en banda y a un ‘9’ puro en punta. La mejor opción habría sido quitar al zaragozano; situándose el venelozano arriba en solitario y siendo Samu -derecha- y Tyronne -izquierda- quienes ocuparan los costados. De ese modo, el Huesca habría sabido mantener mejor el esférico, conducir con mayor eficacia los contragolpes y acumular más centrocampistas, pues el partido se había roto y se perdió consistencia en el medio.

Así acabó el Huesca: con Bambock y Samu Sáiz y el 4-3-3 como esquema táctico.
Así acabó el Huesca: con Bambock y Samu Sáiz y el 4-3-3 como esquema táctico.

En los últimos quince minutos los azulgranas sufrieron, pero fue un sufrimiento más bien cómodo que doloroso. La Ponferradina, que se había estirado al comienzo de la segunda mitad, comenzaba a empujar atrás a un Huesca que replegaba y prácticamente cedía el balón a su rival. No obstante, la Deportiva no era capaz de traducir su presencia ofensiva en ocasiones, quedando sus aspiraciones de lograr el tanto ahogadas en la orilla. Sin embargo, esa pérdida de protagonismo azulgrana hacía que se presagiara lo peor. Cierto es que fue de manera ilegal, pero el gol de empate llegó. Menos de diez minutos para el final y los altoaragoneses no podían -ni pudieron- dar más.

Quedarse sin Tyronne limitó el ataque azulgrana, que no supo cómo hacerlo para cerrar el encuentro. ‘La Ponfe’, sin mucho, logró empatar, y el sabor de boca local final acabó siendo más bien agrio que dulce, pues se escapó la victoria cuando más cerca parecía estaba de producirse. Sigue el Huesca sin ganar en El Alcoraz. Algo ‘chirría’, algo no encaja en casa. Y si en Segunda dudas… no sobrevives.

.

  • Oscar

    El desgaste e tyronne de debe a que está constantemente presionando y encima con el ataque a la espalda, lo que no es normal es que a los jugadores de ataque de las exija como a la defensa y si a eso le sumamos que tyronne y 9 más estuvieron defendiendo todo el partido, normal que estuvieran reventados, sin embargo hay dos que no corren para defender ni leo (obviamente) ni otro que sólo espera a tener el balón en los pies pa correr, la exigencia de nivel defensivo no es igual para todo el mundo.
    Lo de Gaspar es injusto.

  • Patricio

    Cierto Tyronne estaba reventado pero por el desgaste que sufre desde el primer minuto presionando.
    Cierto también que hay quien no se funde porque no preciona ni ayuda al equipo a defender así se llega mas fresco a las segundas partes.
    Hay que mirarlo todo.

  • Topacio

    Pues por que Tyronne estaba reventado, se le iba la marca llegando siempre tarde, no bajaba y menos subia..es el peaje a pagar por la presión constante del Huesca no dejando dar un pase fácil. Mainz estaba mas fresco que Tyronne.
    José Gaspar no tiene oportunidades.

  • Patri

    Hola soy seguidor del Huesca en la distancia y me gustaría que alguien me informara sobre el jugador JOSE GASPAR que ha sido de él con el recital de juego y goles que nos ofreció el año pasado no se ha vuelto a saber nada de él
    Gracias