Sin Tyronne en el once, el Huesca consiguió su primera victoria del curso en El Alcoraz. Luis Fernández sustituyó al grancanario y los azulgranas formaron con dos puntas.

Sorprendió Luis García Tevenet a los aficionados azulgranas con la alineación. Tras unas jornadas con un once tipo, el sevillano dejaba a Tyronne Del Pino en el banquillo y metía en su lugar al joven gallego Luis Fernández. Quedaba claro que el técnico del conjunto oscense salía a por el partido desde el inicio, alienando a dos puntas para jugar con un 4-4-2. Además, Ros suplía en el carril derecho, de nuevo, a un Aythami que sigue lesionado. Los protagonistas locales del choque fueron: Leo Franco bajo palos, Íñigo Ros lateral derecho, Íñigo López y Carlos David centrales y Morillas lateral izquierdo; Fran Mérida y Manolo en el centro del campo, con Juanjo Camacho en derecha y Darwin Machís por izquierda; y Luis Fernández y David Mainz en punta.

Once de la SD Huesca frente al CD Numancia
Once de la SD Huesca frente al CD Numancia.

Con el cartel de “complicado” se presentó el conjunto soriano en El Alcoraz y le hizo pasar al Huesca una difícil primera mitad. El Numancia, con un 4-4-1-1, tuvo el control y fue superior durante la primera media hora. El primer tiempo se disputó en su mayoría en terreno oscense, pues los de Arrasate llevaban la iniciativa y atacaban con balón. Además, presionaban arriba al Huesca cuando los azulgranas pretendían salir con el esférico jugado y eso provocaba el lanzamiento en largo o la pérdida del balón. Camacho ayudaba constantemente a Ros en el carril derecho -como hizo en San Mamés en el segundo tiempo-, por el que los hermanos Valcarce no dejaban de ser una amenaza, mientras que el ariete Álex Alegría fue un incordio constante por arriba y tanto a Íñigo López como a Carlos David les costó llevarse el duelo aéreo. Por el costado izquierdo, las ayudas de Machís a Morillas eran tardías o bien inútiles, pero los visitantes -Nacho- procuraban penetrar por su banda izquierda, donde acumulaban el mayor peligro.

Por todo ello, el conjunto local, organizando bajo un 4-4-2, sufrió en los primeros compases. No se decidía por presionar arriba, sino por aguantar líneas y achicar el espacio al rival. Camacho desempeñó una función mucho menos ofensiva al situarse en banda derecha -para arropar a Ros-, por lo que no vimos el recurso del balón largo desde centrales o laterales a la cabeza del capitán. Necesitaba cierto tiempo el Huesca para tomarse la calma necesaria para intentar jugar por el suelo y ejecutar limpiamente. Esto ocurrió en contadas ocasiones dada la presión del Numancia. Un Fran Mérida que marcó uno de esos partidos que tanto se le demandan y que tan bien lleva a la perfección participó en ese rol de salida de balón: Manolo caía ligeramente al costado izquierdo -o al centro-, quedando Carlos David más centrado -o a la izquierda- e Íñigo López en el derecho, con los laterales un tanto largos y Luis Fernández apoyando al catalán para asociarse por dentro, quedando Mainz en punta de ataque. El de Sádaba sería quien marcara los desmarques y quien fijara a los centrales. Fue importante la presencia de Luis Fernández, que a causa de la ausencia de Tyronne y del cambio de posición de Camacho, fue quien se asociaba con Mérida por dentro.

Así se jugó la primera mitad en El Alcoraz.
Así se jugó la primera mitad en El Alcoraz.

En una de esas salidas visitantes desde atrás llegó el gol de los azulgranas: la ejecución en largo de Orfila fue desbaratada por Manolo, el rechace lo ganó Mainz cediéndole el balón a Machís y el venezolano, tras conducir, asistió a Mérida para que hiciera el primero. Al barcelonés se le fue ligeramente el control -porque lo hizo con el exterior de su pierna buena en lugar de orientárselo con el interior de la mala, la derecha- pero estuvo más rápido que ninguno para lograr a contactar el primero con el esférico y soltar un latigazo raso pegado al palo. Un golazo de crack que adelantaba al Huesca cuando peor lo estaba pasando.

Encaminarse a vestuarios siempre suele ser malo para el equipo que va ganando y que acarrea una dinámica de juego positiva, y bueno para aquel al que no le salen las cosas y se puede tomar un tiempo para pensar y rectificar. Los primeros instantes del segundo acto serían cruciales, pues el Numancia podría encontrar respuestas a sus preguntas y el Huesca podría encasillarse en la monotonía y llegar a ceder la igualada. Pero, qué bonito es ir a favor y que te salgan las cosas. Treinta segundos tardó Mérida en trazar la jugada del segundo: Machís corrió -lo hizo bien, pues no tuvo que conducir el balón-, asistió un balón precisísimo a Mainz y el ‘9’ azulgrana remataba de primeras para establecer el 2-0. Mazazo para los numantinos y alegría desenfrenada para los altoaragoneses. El Numancia seguía arriba pero teniendo poco balón, y el Huesca aprovechaba para alternar el toque en corto con el juego directo.

El entrenador andaluz era consciente de que tras el primer cuarto de hora -y habiendo el Numancia hecho dos cambios- tocaba introducir relevos. En el 65′, Bambock sustituyó a Luis Fernández. Esta vez el Huesca no pasó al 4-3-3, sino que el franco-camerunés formaría con Manolo en el doble pivote y Mérida pasaría a la mediapunta, con Mainz arriba en solitario. Cambio de sistema al 4-2-3-1.

Con Bambock y Samu sobre el verde. Mérida mediapunta y Machís de '9'.
Con Bambock y Samu sobre el verde. Mérida mediapunta y Machís de ‘9’.
La mayor parte del segundo acto trascurrió de manera pareja.
La mayor parte del segundo acto trascurrió de manera pareja.

Después de esa acción, Tevenet metió a Samuel Sáiz (76′) y salía David Mainz. Como ya había ocurrido en algunos momentos de partidos anteriores, Machís paso a la punta de ataque y Samu se colocó en izquierda. Tendría socio de categoría Mérida para seguir dominando y buscar alternativas. Pudo sentenciar Darwin Machís el partido: un balón al espacio y el venezolano jugando de delantero centro conjugaron para que Machís se encontrara delante del portero, a placer, para lograr el tercero. Sin embargo, Munir rechazó el disparo y confirmó el desacierto del sudamericano que, no obstante, sigue sumando para el equipo, pues en el partido logró dos asistencias.

En los últimos diez minutos de partido el Numancia se fue a por todas para intentar lograr un tanto. El conjunto visitante dirigió el peligro hacia el costado izquierdo y un Fran Mérida exhausto abandonaba el terreno de juego. Ovacionado, el ‘8’ azulgrana era sustituido en detrimento de Óscar Ramírez (85′). El gerundense se colocó en el lateral derecho, Íñigo Ros pasó al centro del campo para juntarse con Manolo y Bambock fue quien se liberó, como mediapunta. El Huesca se protegería en la medular en los últimos compases del choque con esos tres medios en el centro y pretendiendo salir al contragolpe. No sería en 4-3-3, pero el Huesca acabaría con el ‘verdadero trivote‘. A falta de cinco minutos para el final, los de Arrasate apostaron por ir a la desesperada pero abusando del centro al área y sin encontrar huecos por los que hacer daño.

Así acabó el Huesca. Con trivote en el centro del campo.
Así acabó el Huesca. Con trivote en el centro del campo.
El Numancia se volcó al ataque en los minutos finales pero sin una idea clara.
El Numancia se volcó al ataque en los minutos finales pero sin una idea clara.

Tras el gol de Mainz, podemos decir eso de “fue fácil”. Los de Arrasate siguieron intentándolo, pero con menos balón. Tuvieron disparos peligrosos, pero las llegadas eran esporádicas. El Numancia se perdió por completo y fue incapaz de establecer el control con el que había llegado a dominar varias fases del primer tiempo. El Huesca no se encerró atrás y siguió con el guión de intentar poseer el balón y dominar con y a partir de él. Y, ahí, Fran Mérida se erigió. Ni su tanto, que fue el primero, ni su creación de la jugada que supuso el segundo, llegan a lo que hizo el ‘8’ en la segunda mitad. Al conjunto de Tevenet lo guió el talento de Fran.

Se luchó, se peleó. Fue una victoria trabajadísima y merecida por el esfuerzo. El Huesca cada vez cede menos y se muestra más serio y contundente atrás. Eso es primordial. Dos centrales que se compenetran a la perfección y un guardameta experimentado y de categoría. No sé si se convenció. Sinceramente, creo que no. Pero se está camino de ello, y tres puntos conseguidos que les da vida a los del Alto Aragón. Próxima parada: Tarragona. ¿Destino? No dejar de soñar, y tener siempre la ilusión.

.

  • Oscar

    Sin tyronne el equipo ganó, no porque no estuviese tyronne o porque Luis hiciera un partidazo, sino porque gente como mainz o fran están en forma, espero que Luis salga de convocatoria y entre tyronne porque al equipo no aportó nada, la desgracia de los delanteros del huesca.

    • Carmen Luzardo

      El partido me gustó, salvo porque coincido contigo en lo de Luis,por otra parte, tengo entendido que tyronne no entró por problemas de salud, aunque si estuvo calentando ya debe de estar totalmente recuperado.