A la SD Huesca se le puso todo demasiado cuesta arriba como para poder pararse a pensar en qué hacer y cómo. Se tiró de casta, no de fútbol, y no se logró la remontada.
Anquela se lamenta durante una acción del partido / Foto: C.Pascual
Anquela se lamenta durante una acción del partido | Foto: C.Pascual

Con el regreso de la pareja titular de mediocentros afrontaba el Huesca el partido de ayer ante el Mallorca, encuentro en el que también volvieron a jugar los laterales Nagore y Christian Fernández. El once de la SD Huesca ante el RCD Mallorca, en un 4-2-3-1, fue el siguiente: Whalley en portería; Nagore lateral derecho, Íñigo López y Carlos David centrales y Christian lateral izquierdo; Bambock y Fran Mérida en el doble pivote, Alexander por derecha y Darwin Machís por izquierda; con Camacho de enganche y Arruabarrena en punta.

Esto es bien simple: era el minuto 22 de encuentro y el Huesca perdía 0-2. Con un resultado tan adverso en un marco de tiempo tan corto, y restando el suficiente como para poder voltearlo, el conjunto azulgrana debía cambiar en el fondo y en la forma. El Huesca se equivocó durante los veinte primeros minutos de encuentro, jugando por arriba (ante un viento en contra) en lugar de bajar el balón al suelo, hartándose a sacar saques de esquina que ni peligro llevaron. Anquela dio entrada a Luis Fernández (38′) y a Samu Sáiz (38′) en detrimento de Camacho e Íñigo López. Perfecto.

El jienense sacaba del campo al futbolista atacante que menos capacidad tiene a día de hoy de poder ser determinante en un partido cualquiera y al central que tenía tarjeta. Cerrando con tres atrás jugaría el cuadro oscense el resto del encuentro (Nagore, Carlos David y Christian), con Bambock, Mérida y Samu en el centro del campo, los venezolanos en los costados y Luis haciendo pareja con Arruabarrena arriba, siendo Bambock el jugador que se juntara con Carlos David cuando el Huesca tuviera que defender y Alexander González quien actuara antes de carrilero que de extremo cuando se atacara.

Sin poder recortar distancias antes del descanso, pero con todo el segundo tiempo por delante y con los futbolistas adecuados para ello sobre el terreno de juego, ¿por qué el Huesca no remontó?, ¿por qué fue incapaz de anotar el primero hasta el 91′? Fácil: el fútbol, sea cual sea la época y el lugar, siempre será de los centrocampistas. A pesar de que en este Huesca no los hay mejores que Samu y Mérida, por muy buenos que sean poco podrán hacer en inferioridad. En todo momento, tanto el madrileño como el catalán se encontraban ante Yuste, Sissoko, Damià y el centrocampista de banda que replegara, dependiendo de por donde o Samu o Mérida intentaran penetrar.

Un 2×4 imposible de superar sin ayudas de terceros. Luis Fernández (o Arruabarrena en su defecto) debió ser el encargado de jugar entre líneas y asociarse en lugar de juntarse con el vasco tan arriba, como ocurrió durante prácticamente todo el segundo acto. El último en entrar fue Gaspar (63′), que sustituyó a Alexander, colocándose el extremeño en la izquierda y Machís en la derecha. Anquela pretendía (como tocaba) abrir el campo, no obstante Machís (equivocado) restó una vez más al equipo y Arruabarrena no hizo gala de su categoría en un Huesca que tuvo mucho balón pero poquísima profundidad: el poco peligro que hubo llegó mediante balón parado o tiros lejanos, como así fue el gol de Samu. En conclusión: Luis Fernández no supo leerlo; faltó el tercer vértice.

  • Antonio

    Observad el segundo gol del Mallorca, Joan Oriol (defensa izquierdo) recorre desde su campo todo el centro del campo hasta las proximidades del área del Huesca sin tener que hacer un regate y sin que nadie le moleste, no le entra nadie.

    • Altoaragon

      Ya lo he comentado en algun otro articulo que el segundo gol nadie le encima, siempre repito siempre el mas cercano debe encimar al possedor del balon siempre y cuando no sea ultimo hombre o este en inferioridad en una zona vulnerable, pero hubo distancia suficiente para que alguien de medio saliera a encimarle. Esto viene a refrendar lo comentado que el Huesca tuvo una falta de concentracion e intensidad y tension en momentos puntuales (que no todos) de la primera parte que nos costaron el partido, los tan oidos pequeños detalles nos penalizaron tremendamente. A pesar de ello el viento, el bote e incluso Walley pudieron hacer el resto pero eso ya es jugar a suposiciones que de haber estado con la tension necesaria no haria falta ni mencionar.
      Aun asi yo creo el post de Edgar va mas orientado a la segunda parte la cual explica el porque el Huesca quiso pero no pudo, con mas corazon que cabeza. Los analistas estan para ello y estoy seguro Anquela y sus ayudantes habran tomado buena cuenta de ello, solo sirve para mejorar…

    • Edgar Navarro

      Si os fijáis detenidamente, Joan Oriol, que es quien dispara, solamente controla, orienta y ejecuta. Es el futbolista del Mallorca que, por extraño que parezca (ya que marca), menos intercede en la jugada. La acción nace de un contragolpe del Mallorca dirigido hacia la banda derecha, y como mandan los cánones del fútbol (ir de un lado a otro), los jugadores del Mallorca llevaron el balón de la banda ocupada (la derecha), a la libre (la izquierda), y por ello Joan Oriol estaba tan solo. Por tanto, no es que alguien tuviera que saltarle, sino que los futbolistas que estaban volcados en el costado derecho de ataque del Mallorca eran los que debían parar esa jugada, bien con robo o con falta. Ahí si faltó intensidad.

      • Altoaragon

        Tienes razón edgar pero aun así yo creo debe saltar el central aunque solo sea para encimar, el lateral si mal no recuerdo tenia su jugador de banda y no puede salir a la brava sino que debe cerrar al centro. El mallorca con un poco de sentido común, mas concentración e intensidad y un poquito de fortuna pescó una valiosa fortuna. Como he dicho en otros artículos no encontrara partido tan a favor con tan pocas virtudes. Pero el fútbol consiste en aprovechar tus momentos. En fin a seguir no queda otra.

  • Altoaragon

    Estando en parte de acuerdo contigo Edgar y despues de ver de nuevo parte del encuentro repetido hay una cosa que tengo claro hubiera realizado (que no se si se hubiera solucionado con el cambio de futbolistas o con un cambio del sistema) y no es otra que quitar a Bambock y sacar a Luis Aguilera. Yo reconozco que la opcion de Bambock era buena porque es muy rapido pero en ataque apenas se adelantaba a la defensa y seguiamos jugando practicamente 4 atras. La experiencia de Luis delante podria haber empujado a Merida y Samu practicamente a las medias puntas y no hubiera habido la necesidad de haber descolgado a ningun punta, cosa que habria facilitado ser mas profundos y ademas al llegar a banda asegurarte casi siempre tener 2 hombres minimo a remate. Se que esto hubiera sido demasiado atrevido, quiza suicida pero al ver esa segunda parte como te digo me he dado cuenta el Mallorca no llego practicamente ni una vez a pisar el area con peligro, su afan por guardar fue tal que renuncio (cambios incluidos) a cualquier intencion de urgar en la herida. Aun asi todo son suposiciones a posteriori que viene a poner de manifiesto que el Huesca genero mucho riudo pero pocas nueces. Bien vale el dicho “que hay muchos que quieren y tienen la pelota pero pocos saben bien que hacer con ella”. Ahora solo cabe esperar a rearmarnos y plantear un partido serio en Ponferrada cosa que confio se hara.

    • Edgar Navarro

      Sobre lo que comentas de Bambock. Personalmente, yo no lo hubiera puesto en el once, poniendo a Aguilera en su sitio. Pero Anquela lo puso de titular, y una vez ahí, a Bambock ya no se le podía quitar viendo cómo había que afrontar la segunda parte. Bambock destaca por su recorrido, tiene muchísimo más que Aguilera, y eso le vino de perlas al Huesca cuando el Mallorca quería salir a la contra o con Ortuño o con Lago. Si el Mallorca apenas se acercó en el segundo tiempo y sus contras no llegaron a buen puerto fue por el gran recorrido que posee Bambock, que le permite llegar rápidamente de un costado a otro y ocupar mucho terreno.

      Pienso, también, que los cambios son acertados. Sólo faltó un apoyo más en el centro del campo que debió ser Luis, y no Bambock, porque eso el franco-camerunés no lo tiene (por ello prácticamente fue un defensor más, como indicas), y ya estaba bien que Mérida (acabó exhaustísimo) y Samu iniciaran desde atrás.