¡Somos Huesca, Somos Deporte!

Análisis del Huesca 0-1 Girona: la increíble y repetitiva calamidad y la presencia de Samu

El Girona salió de Huesca con tres puntos de oro, que pudieron no acabar resultando de no ser por el desacierto cara a puerta del conjunto local. No obstante, es muy difícil creer si no hay idea, y este equipo ya presenta síntomas más que preocupantes.
Foto: C.Pascual
Foto: C.Pascual

Anquela no deja de sorprender a los aficionados azulgranas cada vez que estos esperan con ansia el partido de su equipo. Sin embargo, no deja de hacerlo para mal. En la tarde dominical, la defensa de cinco regresó a escena cuando en El Alcoraz todavía se escuchaba el murmullo acerca de la decisión del preparador jienense de dejar a Juanjo Camacho en la grada. Con cinco futbolistas atrás, dos medioscentros, un mediapunta y dos delanteros, la SD Huesca saltó al terreno de juego con los siguientes once hombres (5-2-1-2): Leo Franco en portería; Ramírez carrilero derecho, Íñigo López central derecho, Carlos David como líbero, Christian Fernández central izquierdo y Morillas carrilero izquierdo; Bambock y Fran Mérida en el doble pivote, Arruabarrena de enganche, y arriba, dos puntas: Darwin Machís y Luis Fernández.

Bar Álvaro

Sobre un césped empapado se iba a disputar el encuentro aunque, sin embargo, apenas dificultó el juego por raso. El Girona superó en toda la primera mitad a un Huesca que mostraba unas carencias terribles de solidez atrás y un patente cortocircuito en trescuartos, del que tan solo se salvaban Bambock, para correr y robar y Fran Mérida, para jugar e intentar crear. Lo bueno de jugar con defensa de cinco es que, en ataque, el equipo se despliega cerrando con tres centrales e incorporándose los dos carrileros a campo rival para provocar un 2×1 junto al delantero del costado correspondiente contra el lateral del equipo contratrio. Este esquema, con su consiguiente variante, conducía a realizar lo dicho anteriormente, pero no iba a ser posible.

Pagando caro hacer lo correcto

En primer lugar, por la inaptitud de Ramírez y en segundo lugar, por el esquema del rival, pues los de Machín también habían salido con cinco defensas. He dicho que los gerundenses superaron al Huesca, que no tiene por qué significar que fueran superiores. El conjunto dirigido por Juan Antonio Anquela ‘se hirió a sí mismo’ ayudando al Girona a sentirse cómodo y a superar al Huesca con y sin el balón, sin faltar la desconfianza que cada vez más genera la portería azulgrana. Y debió de volver a suceder algo para que Anquela dejara de jugar con cinco atrás: que se lesionara Morillas. La lesión del aguileño provocó que entrara Tyronne a la media hora de juego (31′) y el Huesca pasó a jugar en un 4-2-3-1. El grancanario se colocó en la izquierda, lugar que le resta potencial -y mucho-. ¿Lo veis? Nos herimos a nosotros mismos. De mal en peor.

Anquela confesó en rueda de prensa que el sistema escogido era el ideal para enfrentarse al rival en cuestión. Sin embargo, la lesión de Morillas le condujo a cambiar el esquema y a jugar con cuatro defensas. ¿Por qué no mantiene los cinco zagueros metiendo a Nagore o retrasando a Bambock -como hizo en la segunda parte-, si creía en ello? Tal vez se dio cuenta de que algo no encajaba, y decidió lo correcto. Y, ¿por qué siempre ha de ocurrir un infortunio para decidirnos a hacer lo que toca? Perdemos tiempo, energía, encajamos goles y cedemos ventaja, mucha ventaja. Todo totalmente incomprensible. Una absoluta calamidad.

En la segunda mitad, Alexander González sustituyó a Òscar Ramírez (58′) para dotar al carril derecho de un carácter mucho más ofensivo. Los minutos del nuevo venezolano en Tenerife nos dejaron un sabor de boca un tanto rancio, como un huevo sin sal, y el domingo nos percatamos de su primera virtud: la potencia. Se proyectó mucho en ataque, como el encuentro demandaba, y gran parte de las veces se marchaba de los rivales no por driblar ni por enlazar una pared, sino por pura potencia y velocidad. Ojo; me resultó interesante. Tengámoslo en cuenta, aunque todavía le quedan interrogantes por destapar.

Samu,’qué bueno que viniste’

Y a esa actitud ofensiva y ese ligero cambio de aires, con un Huesca más decidido a ir a por el partido y un Girona metido atrás -con uno menos desde el 60′-, saltó al tapete de El Alcoraz Samu Sáiz (65′). La luz, aunque Samuel es más que eso. Debería iluminar el camino, pero ante la ausencia de éste, se lo inventa. Único, diferente. El madrileño sustituyó a Carlos David pero el esquema del 4-2-3-1 se mantuvo, pues Bambock pasó a la zaga. El Huesca no dejó de atacar y los veinte minutos finales se convertieron en un constante asedio de llegadas al área de Becerra, muchas de ellas con más corazón que cabeza pero sin dejar de ser peligrosas.

La mayor parte de la amenaza se gestaba en el costado derecho: la presencia de Alexander González provocó un continuo desequilibrio por derecha junto a Darwin Machís y el apoyo de Fran Mérida. Por izquierda, un Tyronne más apagado, a causa de lo tan limitado que se encontraba por su posición, y por el centro, Samu Sáiz. Él recibía, él iniciaba y él hacía acabar, con un pase entre líneas o una apertura a banda tras fijar a rival. Fueron más de una veintena los tiros que llevó a cabo el conjunto oscense, pero menos de cinco fueron a puerta. Arruabarrena estrelló la más clara en el larguero mientras Jaime Mata, anclado en la línea de mediocampo, volvía loco a Bambock haciéndole salir fuera de zona -basculando a un costado- cada vez que el Girona contragolpeaba y atacándole la espalda, pudiendo conseguir la sentencia en más de una ocasión.

Esquemas que restan, jugadores colocados en posiciones que los limitan y otros que no hacen más que remar y remar saliendo desde el banquillo y acaban muriendo en la orilla arrastrados por el propio despropósito del equipo. Con el total de mis respetos, lo de Anquela es para que se lo haga mirar.

[ad name=”Anuncio para Artículos”]

Dale a Me Gusta para estar informado de la última hora y de los contenidos de este medio

Suscríbete a nuestra Newsletter | ¡Es GRATIS!
Apúntate aquí para recibir las últimas noticias en tu correo cada mañana. ¡No te pierdas nada!
Puedes cancelarla en cualquier momento
Comentarios