La SD Huesca se presentó en Montilivi con un nuevo esquema táctico: Tevenet ponía en liza el 4-3-3 y la mayoría del once inicial era formado por los teóricos titulares de los encuentros ligueros.

Luis García Tevenet usaba en Girona el 4-3-3 por primera vez este curso. Ya se vislumbró algo parecido el último cuarto de hora del encuentro copero ante el Mallorca, cuando entró Fran Mérida en el verde y se colocó en el centro del campo junto a Bambock, con Manolo un poco más retrasado. De este modo, Tevenet usaría ese mediocampo en Montilivi. La alineación del conjunto oscense en la localidad gerundense fue la siguiente: Leo Franco en portería, Óscar Ramírez como lateral derecho, Carlos David y Christian como centrales y Morillas de lateral izquierdo. Manolo como pivote, Fran Mérida de interior derecho, Bambock de interior izquierdo, y arriba; Tyronne de extremo derecho, Carlos Calvo como extremo izquierdo y Luis Fernández fue el delantero centro. Así, podemos comprobar como, por el momento, Carlos David, Óscar Ramírez y Luis Fernández están por delante de Íñigo López, Aythami y Héctor Figueroa respectivamente.

Once de la SD Huesca en Montilivi
Once de la SD Huesca en Montilivi

La primera mitad tuvo un único guión; 45 minutos de idéntico lenguaje futbolístico. El Girona, colocado en un 3-5-2, con dos carrileros ofensivos y dos puntas, llevaría la iniciativa del encuentro, siendo el poseedor del balón y creando las mejores oportunidades. Le costaba mucho al Huesca salir desde atrás, pero cuando el balón llegaba a las botas de Tyronne o Carlos Calvo, ambos extremos más Luis Fernández provocaban un 3×3 contra los tres zagueros locales. Dicha situación se produjo en cuatro o cinco ocasiones. No obstante, los de Tevenet no creaban verdadero peligro porque siempre erraban en el último pase. La más clara fue una de Luis Fernández que sacó Isaac Becerra con el cuerpo.

Ante la ofensiva rival, Leo Franco se erigió como el mejor del primer tiempo con tres intervenciones sensacionales. Y, ¿cómo se colocó la SD Huesca en defensa? Prácticamente, en un 4-5-1. La línea de 4 atrás se mantenía, Fran Mérida y Bambock, como interiores, iban intercambiando sus posiciones, y Carlos Calvo y Tyronne retrasaban unos metros para formar una línea de 4 centrocampistas -con Manolo por detrás-. Luis Fernández quedaba libre, pegándose a su último central. La mayoría de internadas de los de Pablo Machín se produjeron por la izquierda. ¿Por qué? Pues porque sus dos mejores futbolistas, Eloi Amagat y Felipe Sanchón compartían perfil, el izquierdo. Además, el carrilero de ese costado, Cori -que es diestro-, se sumaba mucho al ataque -cumpliendo la función de carrilero- y ponía en apuros a un Óscar Ramírez que sufría un constante 3×1. Entonces, Tyronne ayudaba al lateral, y también caía Fran Mérida o Bambock, según la posición que ocupara uno y otro en ese mismo momento. Y también, Manolo basculaba. Si el Girona era capaz de triangular y superar a los oscenses, se producían dos 1×1: Jaime Mata contra Christian y Morillas contra Javi Álamo. En salida rival en largo, Manolo se incrustaba entre centrales para ganar el duelo aéreo, como ya vimos ante el Tenerife.

Huesca formando en 4-5-1 (4-3-3 defensivo). Así se jugó la primera mitad en Montilivi.
Huesca formando en 4-5-1 (4-3-3 defensivo). Así se jugó la primera mitad en Montilivi.

El segundo tiempo comenzó espeso para ambos. El Huesca se estiró un poco y el Girona no era capaz de llegar con peligro; ni mucho menos se pareció a lo visto en la primera mitad. El primer cambio oscense fue en el 59′, cuando entró Darwin Machís por Carlos Calvo. Futbolistas de cualidades contrarias, el venezolano se situó en la posición que había ocupado el madrileño, de extremo izquierdo. Con su velocidad, Machís provocó que Javi Álamo estuviera pendiente de él y se incorporara menos al ataque, cosa positiva para los de Tevenet. Estuvo acertado el técnico en esa permuta. Por contra, Machín puso a Clerc en detrimento de Cori, y fue Clerc el carrilero más ofensivo de la segunda parte de los gerundenses, siendo, además, zurdo. La mayor parte del peligro local llegaría, de nuevo, por el costado izquierdo. En el 70′, Héctor Figueroa sustituía a Luis Fernández. Hombre por hombre, punta por punta.

huesca 2
El Huesca, con Darwin Machís y Héctor Figueroa en el campo
tactica hu gi
Clerc sería más ofensivo que un Javi Álamo pendiente de Darwin Machís

El Girona se animaba ligeramente cuando los minutos pasaban y se acercaba el final. No obstante, el segundo acto no tuvo nada destacable. El ritmo bajó y se notó esa ausencia de nitidez y claridad con el esférico. El tercer cambio del Huesca sería en el 75′, cuando Juanjo Camacho entraba por Tyronne, y eso suponía un cambio táctico: el ’10’ azulgrana ocupaba la banda derecha, y Darwin Machís se iba a la izquierda. Los dos extremos jugarían en su costado por defecto, el de su pierna buena, a la antigua usanza.

La entrada de Camacho supuso que Machís se fuera a la banda derecha y que el '10' se colocara en la izquierda
La entrada de Camacho supuso que Machís se fuera a la banda derecha y que el ’10’ se colocara en la izquierda

El partido no ofrecería nada más. Tácticamente pobre en los segundos 45 minutos y sin ocasiones por parte de ninguno de los dos conjuntos. Lo más destacable, el uso del 4-3-3 de inicio por parte de Tevenet. Con la expulsión de Bambock (42′), el Huesca acabó el encuentro en un 5-4-0: el punto era lo más valioso que podía conseguir el Huesca en Montilivi, por lo que Manolo pasó a la zaga formando línea de 5, Camacho acompañó a Mérida en el centro del campo, Figueroa se fue a la banda derecha y Machís cambiaba de nuevo, regresando a la izquierda. Cuando el esférico no lo tenían los locales, Manolo avanzaba su posición, quedándose el once en un momentáneo 4-3-2, con Mérida y Camacho como interiores. Al Girona ya no le quedaba tiempo para ejecutar, viéndose incapaz de superar ese muro defensivo de los últimos instantes, por lo que no pudo aprovechar la superioridad numérica.

Así acabó el Huesca tras la expulsión de Bambock. Un 5-4-0 en defensa, un 4-3-2 de base.
Así acabó el Huesca tras la expulsión de Bambock. Un 5-4-0 en defensa, un 4-3-2 de base.

Pierde la SD Huesca a Franck-Yves Bambock para el próximo encuentro. El Elche visitará El Alcoraz, y lo más probable es que Tevenet alinee a Manolo y Fran Mérida en el centro del campo, regresando al 4-2-3-1. El Huesca abandonó Montilivi con la sensación de seguir creciendo; que el punto en un campo como este es muy valioso y que el equipo se mostró muy contundente atrás.

  • vitin

    Yo personalmente creo que Tevenet no se comera los turrones en Huesca como entrenador,es “amarrategui total”y muy lento en la toma de decisiones,,..ejemplo el dia del Gerona dejo a los 2medio centros desde el minuto 60 con tarjeta y claro al final uno expulsado…todo por ser lento.

  • vitin

    Tevenet sigue sin saber a que juega,cuando se entere ya no habrá remedio,Figueroa y Valentin y Machis ,tienen que ser titulares si o si.