Los jugadores de ambos equipos posan antes del partido.
El Bada Huesca ya tiene la cabeza en la reanudación de la Asobal después de perder en el tercer amistoso de la mini pretemporada. En esta ocasión fue contra el Anaitasuna en la localidad navarra de Lecumberri.

El Bada Huesca cerró ante el Anaitasuna su calendario de partidos amistosos antes de regresar a la competición liguera, y lo hizo cayendo por 28-25 en la localidad navarra de Lecumberri. Los de Nolasco acusaron la carga acumulada, que les restó frescura, y les dejó por detrás en el marcador ya desde el inicio del encuentro, aunque en el tramo final lograron acortar distancias hasta los dos goles. Pero la falta de acierto de cara a la meta rival que mostró el equipo en todo el partido le siguió penalizando en los momentos decisivos y les impidió consumar la remontada.

Los jugadores de ambos equipos posan antes del partido.
Los jugadores de ambos equipos posan antes del partido.

El Anaita salió más entonado, con un parcial de 3-0 para abrir el partido, que dejó a los oscenses a remolque en el marcador durante la primera parte. El Bada se topaba una y otra vez con las actuaciones de Lorger, que frenaba sus opciones de acercarse en el tanteo. En el área contraria, a la defensa de Nolasco le costaba encontrar consistencia y los locales no perdonaban sus posesiones, lo que obligó a Nolasco a pedir su primer tiempo muerto en el minuto 11.

Tuvo cierto efecto revulsivo, ya que su equipo acortó distancias gracias al  lanzamiento exterior, con Marcelo y Novelle como principales ejecutores, además de las buenas actuaciones de Arguillas en portería. Pero pudieron evitar que el Bada se fuera al vestuario por detrás, con un 16-12 en el marcador.

En los primeros compases de la segunda parte a los oscense les seguía costando  mucho más llegar con claridad de lo que tardaba el Anaitasuna en plantarse ante Pejanovic. Nolasco prefirió otorgar minutos a los jugadores menos habituales, y dio entrada Lafuente, Garzo, Montiel y Anderson Caicedo.

Cabanas desde el extremo puso el 24-21 con el que se iniciaron los últimos diez minutos del encuentro. Martín Doldán dejó la diferencia en dos únicos tantos, pero los oscenses volvieron a toparse con la actuación del meta rival y no pudieron llegar a darle la vuelta al marcador, cerrándose el encuentro con un 28-25.

[accordion]
[acc_item title=”FICHA TÉCNICA”]

Anaitasuna: Lorger (p), Chocarro (7), Bazán (-), Da Silva (28), Casmo (3), Etxebarría (3) y Nadoveza (5) –siete inicial-. Hernández (ps), Gastón (1), Garza (-), Del Valle (-), Kisselev (4), Goñi (2), Pérez (1), Costoya (-) y Ander Ugarte (1) .

Bada Huesca: Arguillas (p), Cabanas (6), Adrián (3), Marcelo (2), Eloy (2), Dijá (1) y Escribano (-) –siete inicial-; Pejanovic (ps), Víctor Sánchez (3), Martín Doldan (2), Novelle (3), Oier García (2), Lafuente (1), Garzo (-), Anderson Caicedo (-) y Quique Montiel (-).

Parciales cada cinco minutos: 3-1, 7-3, 10-5, 12-8, 14-10, 16-12 (descanso), 18-14, 21-16, 23-17, 24-21, 27-23, 28-25 (final)

Árbitros: Muñíz Castellano y Ordoqui Otsoa. Excluyeron durante dos minutos a Martín Doldan y Oier García por el Bada y a Ander Ugarte y Da Silva (2) por el Anaitasuna.

[/acc_item]

[/accordion]