Aunque la Sociedad Deportiva Huesca definió al venezolano Alexander González como un “interior derecho”, en las dos ocasiones que Anquela le ha dado minutos (Tenerife y Girona) ha desempeñado las funciones de carrilero.
Alejander González en Tenerife | Foto: LFP
Alejander González en Tenerife | Foto: LFP

Tras la marcha de Aythami al Barakaldo y sólo con la incorporación defensiva de Nagore durante el mercado invernal, la llegada del venezolano Alexander González le ofrece al técnico del Huesca una variante para la banda derecha. Tanto en Tenerife como el domingo contra el Girona, Anquela decidió dar entrada al último fichaje azulgrana bien entrada la segunda mitad y siempre sustituyendo a Óscar Ramírez. En ambos encuentros se comenzaron a atisbar detalles técnicos que gustaron mucho del atacante sudamericano, como por ejemplo su velocidad y desborde así como su proyección.

Durante el último encuentro se oyeron quejas puntuales hacia el defensa gerundense por parte de la parroquia local, que se mostraba desesperada ante la toma de decisiones de Ramírez, que abandonó el terreno de juego a la hora de partido para cederle el puesto a González. Las sensaciones hacia el recién incorporado fueron positivas y pese al resultado final se apreció una opinión positiva sobre su aportación, así como a los minutos de Tyronne y Samu, que recibieron la confianza popular de un graderío que reclama su titularidad.