Foto: Paloma Ucha - El Comercio
Durante las cinco primeras temporadas de la SD Huesca en Segunda División, el equipo ha cosechado una amplia variedad de resultados en el último encuentro del año natural.
El Huesca despidió 2010 empatando a cero contra el Granada | Foto: Heraldo
El Huesca despidió 2010 empatando a cero contra el Granada | Foto: Heraldo

Tras el ascenso logrado en Écija en 2008, la SD Huesca cerró ese año con derrota (3-2) frente al Hércules en el Rico Pérez. El encuentro se celebró el 20 de diciembre y los locales se quedaron los tres puntos gracias a los goles de César, Raúl Ruiz y Delibašić; que no pudieron contrarrestar los tantos de Roberto y Rubén Castro (penalti). Esa temporada el club oscense finalizó el curso en el 12º puesto de la clasificación.

En el ejercicio siguiente, la SD Huesca despidió el 2009 también un 20 de diciembre recibiendo al Castellón en El Alcoraz. Los pupilos de Antonio Calderón se imponían por dos a cero con goles de Camacho y Mikel Rico. Ese año los azulgranas finalizaron el curso en el 13º puesto de la tabla.

En la temporada 2010-2011, el equipo oscense a las órdenes de Onésimo, despidió el año del centenario con empate a cero ante el Granada un 18 de diciembre. Ese año también costaba ver victorias en El Alcoraz. Lo más destacado de dicho encuentro fue la primera visita de Mikel Rico con el conjunto nazarí y la presencia de los actuales jugadores azulgranas Íñigo López y Carlos Calvo en las filas del conjunto dirigido por Fabri. Esa temporada la SD Huesca finalizó la temporada en el 14º puesto.

2011 finalizó con victoria oscense ante el Villarreal ‘B’. El único tanto del partido jugado el 17 de diciembre lo anotó Camacho de penalti en un encuentro donde ambos equipos acabaron con diez jugadores (expulsiones de Kiko Olivas y Sorribas). Ese año el conjunto oscense finalizó el curso en el 13º puesto.

En el ejercicio 2012-2013 los oscenses se comieron por última vez los turrones en Segunda tras perder en Gijón contra el Sporting (1-0). El único gol del encuentro lo firmó Sangoy el 22 de diciembre. Esa temporada es de sobra conocida por ser la que certificó en Huelva el descenso del Huesca a Segunda ‘B’, categoría en la que ha permanecido las dos últimas temporadas y que ha abandonado este verano, despidiendo el año del segundo ascenso en casa frente al Leganés.