El Bada Huesca juega esta tarde (20.30) la eliminatoria de Copa del Rey en una de las pistas míticas del balonmano español, en el Quijote Arena.

El BM Huesca ya se encuentra en un nivel donde caer derrotado contra un equipo de División de Honor B en una eliminatoria de Copa del Rey se encuadra en la categoría de catástrofe. Bendita exigencia. Por eso, todo lo que no sea sacar adelante la eliminatoria de esta tarde contra el Alarcos Ciudad Real será definido como un desastre. Por mucho que se juegue en el Quijote Arena. Por mucho que se dispute sobre un 40×20 donde se vio el mejor balonmano posible. Eso ya es historia, debe imponerse la actualidad. Y esta no es otra que la de un equipo Asobal, armado para navegar por la zona alta de la clasificación, contra otro que navega en una división inferior. La cita arranca a las 20.30 y es a partido único. Ya se sabe: ganar o perder. No hay otra opción.

Nolasco, en el partido de liga contra Granollers. Foto: Carlos Pascual
Nolasco, en el partido de liga contra Granollers ||  Foto: Javi Blasco

José Francisco Nolasco, técnico del Bada Huesca, no esconde que es una competición que le gusta: “Está claro que queremos repetir lo que hicimos hace dos temporadas y la pasada temporada nos quedamos a un solo gol de repetirlo”. Con el duro partido contra el Granollers de la pasada temporada y la visita el sábado del Guadalajara, el técnico aventura que habrá rotaciones en el encuentro contra el Ciudad Real. Del rival apunta el poder anotador de Nelson Espino, exjugador del BM Huesca que suscitó tantos adeptos como críticos cuando defendió el escudo del siete altoaragonés. “Sí bien es cierto que se trata de un equipo que acaba de ascender, la verdad es que juegan bien, de forma homogénea”, recalca Nolasco.

El equipo viaja hoy en el Ave y tras descansar en Ciudad Real regresarán el jueves a Huesca para entrenar esa misma tarde.