Escribano al término del partido contra el Granollers. Foto: Carlos Pascual.
El siete de Nolasco avanza en la Copa del Rey y ya está en octavos de final. El Bada Huesca ganó en el Quijote Arena con un balonmano a ráfagas para doblegar a un voluntarioso Alarcos.
bada - granollers 09
Foto: Javi Blasco

El guión se cumplió. El Bada Huesca venció al Alarcos Ciudad Real por lo que la lógica se impuso. Como la eliminatoria era a partido único, el siete de Nolasco consiguió su pase a octavos de final de la Copa del Rey por la vía rápida y tras madurar un encuentro en el que abrió pronto distancia en el electrónico pero que murió en su primer acto con tan solo un tanto de diferencia (15-16) a su favor. Con un calendario Asobal exigente, el viaje al Quijote Arena se encuadró entre la exigencia de la pasada jornada contra el Granollers y la visita este sábado del Guadalajara al Palacio de los Deportes. Por lo tanto, la consigna era clara: regular. Dar minutos a todos los jugadores de la plantilla y, sobre todo, a los que gozan de menos protagonismo.

El Bada abrió de entrada una brecha importante en el marcador. En el minuto 7, Marco Mira puso el 2-8 lo que hacía presagiar un partido cómodo. Pero aquí no hay enemigo pequeño, y cuando uno se despista, el rival no perdona. Los locales presentaron a un Fernández de Simón en estado de gracia que acabó la primera parte con siete tantos. Siempre estuvo allí para meter a su equipo en el juego. Apretaron tanto los locales que llegaron no solo a empatar el encuentro (11-11), sino que le dio la vuelta al marcador. Dos goles de Adrián y otros tanto de Dijà volvieron a poner al Bada en la senda de la victoria con la que se llegó al vestuario.

Segunda parte

El partido se reanudó con un guión similar. El Bada puso a mover su maquinaria y a marcar diferencias en el marcador, con un 17-22 en el minuto 41. El ex-Huesca Nelson Espino sacó a pasear su zurda y con dos tantos ajustó el traje para poner en el electrónico un 20-23 que volvía a poner de manifiesto que aquí no hay enemigo pequeño. Con las defensas de vacaciones y los porteros vendidos, el intercambio de goles era la peor noticia para un Bada que seguía sin cerrar su portería. Espino puso el 26-27 a 6 del bocinazo final. Y cuando la diferencia es tan exigua, las diferencias de categoría saltan por los aires. Ya no hay pequeño contra grande, es igual contra igual. Lo que no puede borrarse es la calidad individual y un parcial de 0-3 arregló el entuerto para entrar en los últimos cuatro minutos más acomodados para los jugadores del Bada.

[accordion]
[acc_item title=”FICHA TÉCNICA”]

Alarcos Ciudad Real: Javier de la Cruz (p), Jesús Herrero (1), Juan Lumbreras, Yuste, Espino (6), Fernández de Simón (7), Candeleda (1), Serrano, Vidal (2), Negrete (1), Díaz-Peñalver (1), Torres del Val (3), Vázquez (2), Granados (2), Álvaro (1), Xerman Amargo (ps).

Bada Huesca: Pejanovic (p), Cabanas (2), Pujol (1), Ariel (3), Rochel (3), Eloy (1), Mugerza, Novelle (4), Marcelo (3), Adrián Nolasco (4), Oier (1), Dijà (2), Escribano (2), Mira (1), Víctor Sánchez (4) y Arguillas (ps).

Parciales cada cinco minutos: 1-3, 3-8, 6-9, 9-11, 13-15, 15-16 (descanso) 17-19, 17-22, 20-23, 22-24, 26-28, 27-31 (final).

Árbitros: Casado y Vera. Excluidos Lumbreras, Fernández de Simón, Serrano y Díaz-Peñalver por el Alarcos y Pujol y Eloy (2) por el Bada.

Polideportivo Quijote Arena: 800 aficionados en las gradas.

[/acc_item]
[/accordion]
.