Marco Escribano lo deja. Se va el 23 del BM Huesca, el canterano ejemplar. Hoy juega su último partido en el Palacio de los Deportes defendiendo el escudo del equipo oscense. La cita es a las 20.30 con el Benidorm de invitado.

Ha podido más la Medicina. Marco Escribano cierra su etapa como jugador del BM Huesca. Este año acaba la carrera y quiere concentrarse en el MIR. “Ha sido una decisión muy meditada”, resume en declaraciones a sporthuesca.com.  Se lo comunicó al club y lo anunció en Twitter. Lo hizo con una carta emotiva, donde da las gracias a todos. En especial a su familia, a todos los que han confiado en él y que tanto han hecho por apoyarle en las victorias y en las derrotas. En su carta de despedida recalcó su agradecimiento a todas las personas que de una u otra forma le han ayudado. Pone así el final a siete años en el primer equipo.

Escribano al término del partido contra el Granollers. Foto: Carlos Pascual.
Escribano al término del partido contra el Granollers. Foto: Carlos Pascual.

El capitán del BM Huesca siempre ha estado allí, compatibilizando estudios –con buenas notas- y los entrenamientos. Muchas horas. Un inmenso sacrificio. El próximo 11 de junio se gradúa y luego quiere dedicarse por entero a sacar una buena plaza en el MIR. Le ronda traumatología. También medicina familiar y rehabilitación. Quiere obtener un buen número y si consigue ser residente en Huesca, quién sabe si puede reengancharse al equipo donde se forjó y es el ejemplo a seguir por los canteranos. No lo descarta y sabe que las puertas del club las tiene abiertas.

Escribano habló con el club para conocer si contaban con él. La entidad perseguía su continuidad. Y sí que el balonmano es un deporte de elite, pero no mueve cifras astronómicas en sus presupuestos. El extremo siempre entendió que su futuro está en la medicina, el balonmano, esta situación en la que se encuentra el balonmano español, dista mucho de los deportes de grandes audiencias y contratos jugosos.

El 23 del BM Huesca quiso anunciar este martes su despedida porque hoy quiere hacerlo desde el  40×20 y ante su afición. Si el partido de este miércoles contra Benidorm ya tenía notas sentimentales con la despedida de Rochel, Novelle y Eloy, el anuncio del adiós de Escribano abrocha el final de una etapa.