Miguel Baldris, entrenador del CH Jaca | Foto: clubhielojaca
El entrenador del Club Hielo Jaca, Miguel Baldris, atendió ayer a los micrófonos de Cope Huesca para hablar sobre la situación del equipo de cara a los dos partidos de la final que se dispuará el próximo fin de semana de marzo.
Miguel Baldris, entrenador del CH Jaca | Foto: clubhielojaca
Miguel Baldris, entrenador del CH Jaca | Foto: clubhielojaca

La Pista de Hielo de Jaca albergará el 12 y 13 de marzo el tercer y cuarto encuentro de la final de la Liga Nacional de Hockey Hielo entre el CH Jaca y el Txuri Urdin; un enfrentamiento que tras los dos primeros choques, se encuentra en tablas con una victoria por parte de cada uno: los donostiarras consiguieron la suya con un gol de Zednik en la prórroga mientras que los visitantes devolvieron la igualdad en la serie el domingo por 3 a 6.

Esta victoria jaquesa supuso la primera de la temporada ante el Txuri Urdin, equipo que a su vez sufriría su segunda derrota. Por ello, la moral de los jugadores, la afición y el propio entrenador de cara a la lucha por revalidar el título se ha recuperado tras una fase regular en la que los vascos parecían intratables, tal y como señaló Baldris: “La liguilla sirve para coger ritmo y un buen juego y así llegar a un buen nivel para afrontar lo que de verdad resulta más difícil, los ‘playoff’ donde un solo error te puede dejar fuera” explicaba.

En cuanto al 3-6 del domingo, el entrenador del CH Jaca señaló que estan “en un momento bueno, preparados para la final” y que “se nota ese buen estado en la condicion fisica de los jugadores”. El conjunto altoaragonés recupera el factor cancha, un elemento vital para impulsar al equipo hacia la victoria: “Esperemos que se llene el pabellón de Jaca, es importante que venga la gente a animarnos, se nota. Creo que no nos defraudarán, espero el mismo ambiente que el de la final del año pasado”.

Carpintería Senera (Centro Artículos)

En los dos primeros encuentros, Baldris no pudo contar por lesión ni con Juan Bravo ni con Desi Perez que parece haberse recuperado ya. En cuanto a Juan Bravo, lo tiene claro, no va a arriesgar: “El ritmo en la final es frenético y prefiero tener a jugadores de menor talla pero en condiciones óptimas capaces de realizar una mayor intensidad, que jugar con otros que estén tocados”.