Jorge Arcas en Algarve | Foto: Jorge Arcas Facebook
Arcas continua con su aprendizaje en el campo profesional. Finaliza una Volta ao Algarve que ha resultado más dura de lo esperado. Nueva experiencia en el campo de la contrarreloj.
Arcas en Volta Algarve | Foto: Jorge Arcas Facebook
Arcas en Volta Algarve | Foto: Jorge Arcas Facebook

En este inicio de temporada Jorge Arcas sigue formándose como ciclista profesional en pequeñas vueltas. Esta vez, en su primera experiencia internacional, el ciclista serrablés viajó hasta el sur de Portugal para afrontar las cinco etapas de la Volta ao Algarve. Allí acudió con un Movistar plagado de rodadores y especialistas contra el crono, como así lo demostraron el viernes metiendo a cuatro de sus hombres entre los siete primeros de la etapa. Pero su misión, como la de cualquier neoprofesional, sigue siendo la de aprender el oficio de ciclista a la vez que dispensa toda su ayuda al equipo. La verdad es que ha caido en buen sitio para conseguirlo, en los próximos meses compartirá habitación con unos cuantos Movistar que ya pasaron por ello.

La pequeña ronda portuguesa ha resultado más dura de lo esperado. En parte un perfil muy quebrado en todas sus etapas, con dos finales en alto como Foia y Malhao que no venían precisamente precedidos tampoco de un terreno fácil. Lo llaman territorio comanche. La otra parte viene de la participación. Varios de los capos del pelotón se habían citado en tierras portuguesas para comenzar a medir sus fuerzas en este inicio de temporada. Allí estaban los Contador (vencedor de la última etapa), Aru, Pinot, Gesink y un Geraint Thomas que fue quien se alzó con la general aventajando tan sólo en 19″ al líder del Movistar, el vasco Ion Izagirre. De esta manera, el arduo trabajo llevado a cabo tanto por Arcas como por el resto de la escuadra telefónica se veía recompensado con el segundo cajón del podium. Por cierto, la crono se la llevó otro ilustre del pelotón, Fabian Cancellara.

Ahora toca volver a casa, toca volver a entrenar en Sabiñánigo. De las amables temperaturas del invierno del suroeste de la península ibérica al invierno del Pirineo. Toca cambiar el chip de la competición por el de los entrenos en solitario y esperar una nueva convocatoria que a buen seguro no tardará en llegar. Entramos en la última semana de febrero, la temporada no ha hecho nada más que comenzar y ya ha completado Mallorca, Valencia y Algarve. Esto va bien.